Trump felicita a Macron por su “gran victoria”

Las elecciones de Francia se leyeron en clave de las tendencias populistas globales, y más específicamente en clave estadounidense. En clave Donald Trump. La victoria en noviembre del republicano con un discurso que apeló a sentimientos nacionalistas y reaccionarios en Estados Unidos contra una liberal como Hillary Clinton generó un sinfín de comparaciones con el escenario presidencial francés: Marine Le Pen, la ultraderecha nacionalista francesa, contra Emmanuel Macron, el europeísta liberal. Finalmente, a diferencia de lo sucedido en Estados Unidos, las previsiones se han confirmado y Macron ha batido a Le Pen. La sopresa Trump no ha sido replicada en Francia. El presidente de Estados Unidos, por su parte, ha reaccionado de inmediato al resultado electoral con un mensaje en Twitter en el que saluda la “gran victoria” de Macron y se muestra “muy deseoso” de trabajar con él. La Casa Blanca ha emitido un comunicado en los mismos términos que añade la voluntad de Washington de “continuar con la estrecha colaboración con el Gobierno francés”.

Si bien Trump no manifestó en ningún momento su opinión sobre los candidatos franceses, sus concomitancias con Le Pen eran acentuadas. Ambos han construido su perfil político en contra del establishment -la institucionalidad tradicional, a la que atribuyen prioridades de élite contrarias al común de los ciudadanos- y de la globalización, apostando por un rescate de los esquemas proteccionistas de las economías nacionales. Uno y otro, además, se han mostrado satisfechos con el Brexit, el referéndum de 2016 en el que se decidió la retirada de Reino Unido de la Unión Europea. Macron representaba la línea partidaria del mercado global, la comunidad europea y la inclusión social. Un trazo político similar al de los demócratas estadounidenses. El expresidente demócrata Barack Obama lo había apoyado antes de la votación de este domingo como garante de “los valores progresistas” y tras su triunfo otro expresidente demócrata, Bill Clinton, se ha apresurado a expresar sus “felicitaciones al pueblo de Francia”. El senador demócrata Bernie Sanders, representante de la línea izquierdista del Partido Demócrata y precandidato presidencial en 2016, tuiteó un mensaje en que el transmitió su satisfacción “por un voto abrumador que rechazó el racismo y la xenofobia”.

La victoria de Macron supone un cierto desahogo indirecto para los liberales estadounidenses, una prueba de que el populismo tiene sus límites en el marco global. En marzo, el líder antimusulmán Geert Wilders fue derrotado por un liberal de derechas en Holanda, y ahora Francia ha dado un respaldo en franca mayoría a una vía de centro progresista. Los principales diarios liberales de Estados Unidos reflejan ese sentimiento de victoria propia. The New York Times define como “decisivo” el triunfo de Macron sobre la “extrema derecha”. The Washington Post la ve como un “contragolpe” frente a la “ola populista”. El pulso ganado por Macron en Francia es interpretado como una conquista de la moderación política en Europa y por extensión un freno global al populismo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: