Y nuestro peso sigue subvaluado

Desde hace semanas la cotización del peso frente al dólar ha dejado de ser motivo de angustia. 

Ayer por la tarde la paridad se ubicaba en 18.68 pesos y poco a poco nos acercamos a los niveles previos a la elección del 8 de noviembre.

Sin embargo, así se quede en el nivel en el que está el precio del dólar o aun si baja un poco más, estamos en los niveles reales más débiles en toda la historia reciente.

Hagamos un ejercicio que nos obliga a ver el largo plazo.
Pensemos por un momento que la paridad de 12.50 que existía en diciembre de 1970 era una paridad de equilibrio del peso frente al dólar.
A finales de 1976 la paridad debiera haber sido de 19.57 pesos.
Apenas la devaluación de 1976 pudo equilibrar las cosas. El dólar cerró ese año en 20 pesos, lo que implicaba una subvaluación de poco más de 2.0 por ciento.
Con López Portillo volvimos a acumular tensiones.
Al cierre de 1981 la paridad de equilibrio del peso frente al dólar era de 34.43 pesos y en nivel efectivo era de 26.20 pesos. Se justificaba una devaluación de 31 por ciento.
La realidad es con la devaluación de 1982, a agosto de ese año, la paridad ya estaba en 69.50 pesos.
El mayor declive del peso vino en el sexenio de Miguel de la Madrid.
A la mitad de esa administración, en diciembre de 1985, la paridad estaba en 368.50 pesos, pero el nivel de equilibrio ya era de 426.30 pesos.
Las cosas habían empeorado al final del sexenio. La paridad efectiva, congelada por el Pacto, quedó en dos mil 810 pesos por dólar mientras que la de equilibrio estaba en tres mil 37 pesos.
Es decir, gracias al Pacto, el peso terminó incluso sobrevaluado en 8.0 por ciento en el sexenio de Miguel de la Madrid.
Para noviembre de 1994, al término del sexenio de Salinas, y tras quitarle tres ceros al peso, se cerró en 3.45 pesos por dólar. La paridad teórica en ese entonces era de 3.80 pesos por dólar (siempre usando la referencia de 1970).
Es decir, debimos haber tenido una depreciación del peso de alrededor de 10 por ciento.
La sobrerreacción de los mercados condujo a una devaluación de 121 por ciento en el primer año de Zedillo.
Con la apreciación del peso posterior, terminamos el sexenio con un dólar a 9.40, cuando la paridad teórica debió haber sido de 10.20 pesos. 
Al término de la etapa de Zedillo, arrastrábamos una apreciación real de alrededor de 8.0 por ciento.
Finalizando el sexenio de Fox, la paridad de equilibrio estaba en 11.85 pesos. La paridad efectiva estuvo en 11.04. La apreciación real estaba en 6.8 por ciento.
Con la crisis de 2008-09 de por medio, la paridad llegó al final del sexenio de Calderón a 13.03. El nivel de equilibrio era de 12.85.
Es decir, para entonces, había una sobrevaluación real de 1.4 por ciento. Casi nada.
Para junio de 2014 la paridad de equilibrio era de 13.68 y la paridad efectiva fue de 13.03. La sobrevaluación real era de casi 5.0 por ciento antes de Ayotzinapa, la ‘casa blanca’ y la caída de precios del petróleo.
Y luego, ya tenemos la historia conocida. Al cierre de marzo pasado la paridad real fue de 18.72 pesos, pero la de equilibrio es de 14.90. Esto significa que, con todo y lo que el peso ha ganado en las últimas semanas, en una perspectiva de largo plazo, todavía está subvaluado en 25 por ciento, quizás la mayor subvaluación en años.

Enrique Quintana. “Y nuestro peso sigue subvaluado.” 

El Financiero11/04/2017: ****. Grupo Multimedia Lauman, SAPI de CV. 26/04/2017 http://m.elfinanciero.com.mx/opinion/y-nuestro-peso-sigue-subvaluado.html.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Blog at WordPress.com.

Up ↑

%d bloggers like this: